White Bird by R. J. Palacio

Una nueva historia de la creadora de Wonder

White Bird

Sinopsis

In R. J. Palacio’s collection of stories Auggie & Me, which expands on characters in Wonder, readers were introduced to Julian’s grandmother, Grandmère. This is Grandmère’s story as a young Jewish girl hidden away by a family in Nazi-occupied France during World War II told in graphic novel form.

Opinión

“We are not defined by our mistakes but by what we do after we’ve learned from them”.

Hace poco que Julian cambió de escuela, se está adaptando a su nueva vida y compañeros de clase. Todavía recuerda con pesar algunas cosas de su pasado reciente de las que no se siente nada orgulloso, pero la vida continua y tiene otra oportunidad para hacerlo mejor. 

Le han encargado un trabajo en la escuela y ha pensado en que le gustaría contar la historia de su abuela, de la que él apenas conoce nada pues para ella este es un tema muy doloroso y del que evita hablar.

Al principio su abuela reacciona como era de esperar, no quiere remover el pasado que le trae recuerdos tan dolorosos, pero también entiende la importancia de que su nieto y los jóvenes de hoy conozcan el pasado para no repetir los mismos errores.

Y así comienza la Grandmère de Julian a contarnos su vida en Francia, desde que era una niña con sus padres y amigos del colegio, llena de sueños e ilusiones, cómo era su día a día, cómo se pasaba el día dibujando, soñando despierta, hasta el momento en que cambió su vida radicalmente con la llegada de los Nazis, luego su juventud en la Francia ocupada y hasta la actualidad. 

Es una novela gráfica preciosa a pesar de la dureza de la situación que nos narra. R.J. Palacio trata el tema de forma directa pero a la vez con mucho tacto y sensibilidad. Se lee muy rápido pero cala hondo y se queda en la mente aun muchos días después de haberla leído.

La Segunda Guerra Mundial es un tema sobre el que no me canso de leer. Creo que siempre puedo aprender algo, ver la misma situación desde una nueva perspectiva o incluso conocer nuevos datos o hechos. Pero aún así, con cada nueva historia me sigo emocionando y White Bird no ha sido la excepción.

Desde mi punto de vista, aunque es una novela gráfica pensada para niños y jóvenes, es muy recomendable para público de todas las edades. Es una forma diferente, bonita y muy buena de aprender sobre unos hechos tan terribles de la historia de la humanidad. 

5/5

Puedes comprarlo en el siguiente enlace: White Bird

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.