The Three Musketeers by Alexandre Dumas

La novela de caballería más popular de todos los tiempos The Three Musketeers

Sinopsis

One of the most celebrated and popular historical romances ever written, The Three Musketeers tell the story of the early adventures of the young Gascon gentleman d’Artagnan and his three friends from the regiment of the King’s Musketeers: Athos, Porthos, and Aramis. Under the watchful eye of their patron M. de Treville, the four defend the honour of the regiment against the guards of the Cardinal Richelieu and the honor of the queen against the machinations of the Cardinal himself as the power struggles of 17th-century France are vividly played out in the background. But their most dangerous encounter is with the Cardinal’s spy: Milady, one of literature’s most memorable female villains.

 

Opinión

“…he gave a sigh for that unaccountable destiny which leads men to destroy each other for the interests of people who are strangers to them and who often do not even know that they exist.”

En esta ocasión comentamos un libro que es uno de los grandes clásicos de la literatura universal.

The Three Musketeers se publicó, por entregas, en un periódico francés allá por el año 1844. Se ambienta en el siglo XVII, cuando Francia estaba bajo el reinado de Luis XIII y su esposa Ana de Austria.

El joven gascón dÁrtagnan viaja a París en 1625 con el objetivo de conseguir un puesto en el cuerpo de  mosqueteros que sirve al rey. Su padre conoce al capitán de dicho cuerpo, el Sr. de Tréville, y dirige a este una carta de recomendación en favor del joven.

Cuando contactan d’Artagnan y el Sr. de Tréville, este le dirá que, antes de entrar en el cuerpo de mosqueteros, tiene que pasar por un período de prueba. Este le llevará a formar parte de la compañía de guardias de un caballero en calidad de cadete.

En cualquier caso, dÁrtagnan, nada más llegar a París, conocerá a tres mosqueteros, Athos, Porthos y Aramis. Las circunstancias harán que se establezca entre ellos una unión muy estrecha y especial.

Las aventuras de d’Artagnan en París comenzarán cuando su casero le ofrezca una recompensa en el caso de que consiga averiguar qué le ha pasado a su mujer, que es costurera de la reina y que lleva un tiempo desaparecida.

A partir de este punto, d’Artagnan y sus amigos los mosqueteros se verán envueltos en una trama que quiere perjudicar a la reina. Ella se ve amenazada por el cardenal Richelieu, que la odia y cuyo objetivo es poner en peligro su matrimonio y condenarla al exilio.

El cardenal quiere que se descubra que Ana de Austria tiene una relación especial con el duque de Buckingham. The Three Musketeers y d’Artagnan no dudarán en ponerse manos a la obra para evitar esto. Así que  dedicarán sus esfuerzos a recuperar los herretes que la reina regaló al duque, puesto que el rey le ha pedido que los luzca en una fiesta. Esta petición, por supuesto, viene sugerida por el intrigante cardenal.

Los cuatro compañeros consiguen sacar a la reina del apuro y, después, se embarcan en otra operación: participar en la lucha contra los ingleses en La Rochelle. En este lugar, los anglosajones, bajo el mando del duque de Buckingham, apoyaban a los hugonotes que profesaban el protestantismo.

Cuando dÁrtagnan y los mosqueteros se están enfrentando a los ingleses, se encontrarán con que, además, tienen que controlar las intrigas de Milady, fiel seguidora del cardenal, del que ha recibido el mandato de acabar con el duque inglés.

D’Artagnan y The Three Musketeers se empeñarán en que Milady deje de causar más dolor. Esta parte de la acción se desarrolla al final del libro y supone un vuelco en el estilo de la novela, puesto que narra hechos muy negros. Es un cambio de registro que sorprende al lector y le genera mayor interés y curiosidad.

Los personales están impecablemente definidos y se marca mucho las diferencias entre ellos, haciendo que el equipo que conforman los protagonistas sea especialmente interesante. De este modo, d’Artagnan es un joven muy intrépido, impulsivo, valiente y listo. Athos, por su parte, tiene unos modales depurados, lo que indica una procedencia noble, es reservado y se hace respetar. Porthos es algo engreído, se preocupa mucho por la apariencia; sin embargo, esa superficialidad y superioridad no impiden que sepa apreciar lo que le aportan sus allegados. Finalmente, Aramis está empeñado en hacer carrera eclesiástica y asume su puesto en el cuerpo de mosqueteros como algo temporal.

Dentro del conjunto de personajes también destacaría al capitán de Tréville, que se porta como un padre con los mosqueteros; a Milady, la expresión de la maldad, el egoísmo y la manipulación; y al rey de Francia, que, a pesar de ser conocido como “el Justo”, se comporta de forma bastante despiadada con su mujer.

Por otra parte, en el libro se “dibujan” muy bien las escenas de espadas y no faltan las intrigas palaciegas, al igual que momentos divertidos.

Todos los elementos anteriores se presentan con un ritmo narrativo dinámico, contribuyendo a que el lector se adentre plenamente en esta novela de caballería.

En definitiva, nos encontramos ante una muy buena  novela, en la que se mezclan hechos históricos con otros de ficción. Eso sí, la época en la que se escribió hace que contenga algunos comentarios que, en la actualidad, se considerarían poco correctos desde la perspectiva del género.

 

5/5

Puedes comprarlo en el siguiente enlace: The Three Musketeers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.