The silent governess by Julie Klassen

The Silent Governess

Los entresijos de la aristocracia inglesa The Silent Governess

Sinopsis

Believing herself guilty of a crime, Olivia Keene flees her home, eventually stumbling upon a grand estate where an elaborate celebration is in progress. But all is not as joyous as it seems.

Lord Bradley has just learned a terrible secret, which, if exposed, will change his life forever. When he glimpses a figure on the grounds, he fears a spy or thief has overheard his devastating news. He is stunned to discover the intruder is a scrap of a woman with her throat badly injured. Fearing she will spread his secret, he gives the girl a post and confines her to his estate. As Olivia and Lord Bradley’s secrets catch up with them, will their hidden pasts ruin their hope of finding love?

Opinión

“A governess is neither a servant, nor a member of the family. She must not socialize with either set. She is limited to the society of her pupils and the briefest contact with the children’s parents only as necessary to report any problems that arise.”

La novela nos traslada a la Inglaterra de 1815. En ese lugar y tiempo, Olivia tiene 24 años. Es hija única y se ve obligada a marchar de casa porque cree que ha cometido un delito. Antes de irse, su madre le da el contacto de un centro de formación en el que podría tener la oportunidad de trabajar, puesto que conoce a las propietarias. Olivia se dirige a la localidad en la que se encuentra dicho centro, un trayecto que le ocupará varios días.

Durante el viaje, una noche, Olivia se encuentra en el exterior de una gran casa en la que se celebra una fiesta. Mientras curiosea en los jardines de la mansión, escucha una conversación secreta que compromete al heredero de la misma. Él es Lord Bradley que, descubriendo a Olivia, decide retenerla en la casa por su propia seguridad, y para ello la hace pasar por una nueva empleada del hogar, encargándole el cuidado de los niños de la familia. Esto, y la imposibilidad temporal de Olivia de hablar, debido a un accidente que ha sufrido, dan la seguridad que necesita Lord Bradley en cuanto a la información que no quiere que se conozca.

Mientras Lord Bradley está arreglando un futuro matrimonio con una mujer de buena posición, su relación con Olivia evoluciona positivamente, puesto que surge cierta confianza entre ellos. De hecho llegan a confesarse los sentimientos que albergan, por ejemplo, hacia sus respectivos padres. En el caso de Olivia, su padre se aprovechaba de la habilidad de la niña con las matemáticas para ganar apuestas. El padre de Lord Bradley, por su parte, dedicaba poco tiempo a su hijo, puesto que siempre estaba ocupado con sus obligaciones parlamentarias y con las asociadas a la dirección de sus propiedades. También se confiesan sobre sus anhelos para el futuro.

A partir de la segunda mitad del libro, el argumento se centra en la búsqueda de la madre de Olivia, de la que no se sabe nada. Ha desaparecido. Asimismo, se desvela el secreto que compromete a Lord Bradley, aunque no de una forma que me haya satisfecho.

La novela nos trae una trama de enredo, con hijos bastardos por medio, amores mal entendidos, etc. He echado de menos que la relación romántica de los protagonistas se expresara con más sentimientos y se desarrollara con más encuentros.

Respecto a los personajes, el de Lord Bradley me ha parecido algo flojo, pues carece de ambición y aspiraciones “profesionales”.

En cualquier caso, la novela, escrita desde la perspectiva de Olivia, se hace una lectura entretenida, pero a la que le sobran algunas páginas. Su punto fuerte se encuentra en que describe muy bien el estatus de las institutrices en el tiempo histórico al que hace referencia. Eran personas que tenían un nivel superior al del resto del personal doméstico, al tiempo que no tenían categoría suficiente para departir con los señores de la casa, salvo para tratar aspectos relativos a la educación de los niños. Todo esto hacía que su vida fuera bastante solitaria.

Asimismo, el libro refleja bien el abuso que, en el tiempo histórico en el que se ambienta, podían ejercer los señores hacia las mujeres que formaban parte del servicio de la casa. Todo ello en una sociedad en la que los aristócratas tenían garantizado un puesto en el parlamento y organizaban los matrimonios de sus herederos de forma calculada, buscando mantener, además del título, el nivel social y económico.

 

3/5

Puedes comprarlo en el siguiente enlace: The silent governess 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.