The School of Essential Ingredients by Erica Bauermeister

La cocina como punto de encuentro

The School of Essential Ingredients Cocina

Sinopsis

Once a month, eight students gather in Lillian’s restaurant for a cooking class. Among them is Claire, a young woman coming to terms with her new identity as a mother; Tom, a lawyer whose life has been overturned by loss; Antonia, an Italian kitchen designer adapting to life in America; and Carl and Helen, a long-married couple whose union contains surprises the rest of the class would never suspect… 

The students have come to learn the art behind Lillian’s soulful dishes, but it soon becomes clear that each seeks a recipe for something beyond the kitchen. And soon they are transformed by the aromas, flavors, and textures of what they create.

Opinión

“If you live in your senses, slowly, with attention, if you use your eyes and your fingertips and your taste buds, then romance is something you´ll never need a greeting card to make you remember”.

Lillian tiene un restaurante. Además de desarrollar la actividad ordinaria de un establecimiento de este tipo, imparte clases de cocina en él. A ellas acude un nuevo grupo de ocho personas. Asisten un lunes por la noche cada mes.

El origen de la vocación por la cocina de Lillian se encuentra en las dificultades que pasó de pequeña: fueron ella y su madre abandonadas por su padre. Esta última se refugió en la lectura y desconectó del mundo, viviendo con tanta pasión lo que leía, que su carácter se iba empapando del que presentara el protagonista de la historia en la que se adentraba en cada momento. Lillian luchó para recuperar a su madre, para que volviera a vivir su propia vida. El medio que utilizó para ello fue la comida.

La influencia de la comida en nuestras vidas

Los nuevos alumnos de Lilian vienen con sus situaciones y sus momentos vitales particulares. Entre ellos, destaca un matrimonio formado por una pareja de cierta edad, que lleva muchos años casada. Los  dos transmiten entendimiento y felicidad pero, a medida que se va narrando su pasado, conoceremos que atravesaron dificultades importantes.

Tom es un joven que no oculta su infelicidad, pues perdió a su mujer a causa del cáncer. Isabelle es una anciana que empieza a sufrir los primeros síntomas del alzheimer. Chloe es una joven que todavía no tiene una identidad formada, no se valora, es insegura y, encima, tiene un novio dominante. A esta, Lillian le dará la oportunidad de trabajar en su restaurante.

Estos y otros personajes forman el grupo de alumnos que, junto con la profesora, establecerán unas relaciones especiales que, en muchos casos, les ayudarán a mantenerse con serenidad en el camino de la vida.

Los personajes son realistas. Me cae muy bien Lillian. Es una mujer que sabe leer a las personas, quizás de una forma exagerada, pero me gusta pensar que pueden existir seres así, con ese poder.

La comida como vehículo de comunicación

Además de todas las vivencias y sentimientos humanos que se exponen en la novela, esta apuesta por el poder de comunicación que tiene la comida, a la que también se le atribuye la capacidad de elevar nuestros espíritus a través de su disfrute.

Es una lectura muy amena, con la que desconectas. Además, es capaz de hacerte percibir el olor de los ingredientes y alimentos que se describen.

El libro tiene una segunda parte que leeré. Me gustaría conocer más sobre la vida de Lillian.

La razón por la que no le doy un 5 en la valoración es porque esperaba que se adentrara algo más en la situación de Isabelle, explicando qué relación tiene con sus hijos.

4,5/5

Puedes comprarla en el siguiente enlace: The School of Essential Ingredients

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.