The reader by Bernhard Schlink

Una crítica y análisis que invitan a reflexiónthe reader

Sinopsis

For 15-year-old Michael Berg, a chance meeting with an older woman leads to far more than he ever imagined. The woman in question is Hanna, and before long they embark on a passionate, clandestine love affair which leaves Michael both euphoric and confused. For Hanna is not all she seems.

Years later, as a law student observing a trial in Germany, Michael is shocked to realize that the person in the dock is Hanna. The woman he had loved is a criminal. Much about her behaviour during the trial does not make sense. But then suddenly, and terribly, it does – Hanna is not only obliged to answer for a horrible crime, she is also desperately concealing an even deeper secret.

 

Opinión

“I couldn´t take my eyes off her.”

El libro nos adentra en la vida del alemán Michael Berg, un quinceañero que, de repente, se siente indispuesto en la calle y al que le asiste una mujer. Cuando se restablece de la enfermedad que le afecta, Michael acude a la casa de ella para mostrarle su agradecimiento.

Inmediatamente, Michael se siente atraído por su benefactora e inician una relación basada en el sexo. Es ella, Hanna, la que lleva la iniciativa. Veinte años mayor que él, la mujer es una persona segura y distante, que no se abandona al sentimentalismo y que obliga al chico a aplicarse en los estudios. Incluso ella incluye una rutina de lectura en sus encuentros.

La pareja se encuentra prácticamente a diario, durante meses. En este período, Michael se va haciendo más seguro de sí mismo. Pero, al mismo tiempo, en ocasiones, la pareja discute y es el joven el que tiene que ceder porque ella le amenaza con echarle de su vida, con retirarle su amor.

Un buen día Hanna desaparece, se ha marchado sin comunicar nada a Michael. Este se entera de su partida preguntando a los vecinos de la mujer y en la empresa donde trabajaba. Michael sufre mucho con la desaparición de Hanna, pero con el paso del tiempo supera la pérdida

Cuando Michael ya se encuentra estudiando derecho, acude a un seminario práctico organizado por la universidad, y que consiste en acudir a un juicio en el que se trata el caso de unas mujeres acusadas de ser guardas de los nazis. Estas permitieron que trescientas personas murieran en el incendio de una iglesia, que había sido bombardeada durante una de las muchas marchas de la muerte que se producían en los campos de concentración que estaban a su cargo. Para la sorpresa de Michael, Hanna forma parte de las juzgadas.

Durante el proceso judicial, Michael descubre, a través de su observación, la razón por la que Hanna estuvo cambiando de trabajo y domicilio a lo largo de su vida. Ella oculta algo que no tiene nada que ver con su colaboración con los nazis, sino con un aspecto de su educación que avergüenza a la mujer en extremo. La necesidad que tiene Hanna de ocultarlo le lleva a sacrificar muchas cosas. 

Michael sabe que si pone de manifiesto el descubrimiento que ha realizado sobre Hanna, la condena de ella podría ser mucho menor. De este modo, se le plantea un dilema moral: actuar para que el juicio sea más justo para Hanna o no hacerlo para que ella continúe manteniendo su secreto enmascarada en una actitud vanidosa y hasta malvada.

El libro, en sí, supone una crítica a la sociedad alemana en la época del dominio nazi. Sobre todo destaca su indiferencia ante hechos inaceptables. Pero también creo que la novela ahonda en el alma humana, algo que se pone de manifiesto en la introspección de Michael, aunque no llega tan profundo como me hubiese gustado. Queda claro que él nunca ha sentido nada como lo que le ha provocado Hanna, pero el pasado de ella le emborrona esa experiencia y este proceso no se explica con el detalle que me hubiese gustado. Este cambio de percepción merece una mayor indagación, por lo interesante que resulta.

El libro se lee con mucha agilidad aunque, para extraer todo su potencial, es conveniente detenerse en él. Es una lectura interesante que me ha dejado intrigada, sin obtener todas las respuestas que quisiera. Entiendo que las razones son dos. Por un lado, Michael es el narrador de la novela y no llega a exponer con claridad el impacto que sobre él tuvo y tiene Hanna, como tampoco explica cómo se desarrolla su propia personalidad ni su forma de pensar. Por otro, Hanna es un personaje que me ha interesado mucho y me hubiese gustado conocer más su alma, su moral y sus anhelos.

En cualquier caso, os encontraréis con un libro interesante. Presenta un argumento original e invita a la reflexión.

 

4/5

Puedes comprarlo en el siguiente enlace: The reader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.