Her last promise by Kathryn Hughes

The last promise

Ambientado en lugares llenos de magia y encanto
Her last promise

Sinopsis

Tara Richards was just a girl when she lost her mother. Years later when Tara receives a letter from a London solicitor its contents shake her to the core. Someone has left her a key to a safe deposit box. In the box lies an object that will change everything Tara thought she knew and lead her on a journey to deepest Spain in search of the answers that have haunted her for forty years.

Violet Skye regrets her decision to travel abroad leaving her young daughter behind. As the sun dips below the mountains, she reminds herself she is doing this for their future. Tonight, 4th June 1978, will be the start of a new life for them. This night will indeed change Violet’s destiny, in the most unexpected of ways.

Opinión

“…just because something seems impossible doesn’t mean you shouldn’t try. If everybody thought like that we wouldn’t have put a man on the moon, nobody would have climbed Everest.”

Esta novela se desarrolla en dos momentos temporales diferentes: 1978 y la actualidad, entrelazando diversas historias.

En 2018, la inglesa Tara, a sus 55 años, se encuentra en un período de asimilación de su divorcio. Un buen día recibe una carta que le dirige a la llave de una caja. El contenido de esta es muy sorprendente y le llevará a descubrir con profundidad las otras historias en las que nos adentra el libro.

En 1978, los hermanos Larry y Martin luchaban por el amor de la misma mujer, Carol, siendo el último el que logra casarse con ella. Al mismo tiempo, Violet estaba pasando por importantes dificultades económicas y se ve en la calle con su hija Tara de catorce años. Alf, un viejo comerciante, les alquila a ambas una modesta habitación situada encima de su ferretería.

También en los años 70, y cambiando el marco espacial a un municipio de España, los hermanos Leo y Mateo compran un caballo, Diablo, con fama de salvaje y de un carácter indomable.

Con este variado escenario, el lector va descubriendo progresivamente cómo todos los hechos, en principio tan dispersos, se van entrelazando unos con otros. Y esta es la parte más interesante de la narración, junto con la descripción de las relaciones personales que se establecen a lo largo de su desarrollo.

Entre las diferentes situaciones y hechos, destaca la relación que Alf establece con Violet y Tara. Él es un señor viudo, cuya única hija vive lejos de él y que, además, tiene poco interés en su progenitor. Alf se siente solo y la compañía de las dos féminas le cambia la vida, creándose entre los tres una relación que despierta mucha ternura en el lector.

En la tienda de Alf, Tara conocerá a su primer novio, Tom, un chico cariñoso y atento con ella, y que será un soporte muy importante cuando se tenga que enfrentar a las dificultades que se le presentan en la vida siendo bien joven. La belleza de este amor compite con el que se describe que existe entre los hermanos Leo y Mateo. Estos se llevan cerca de veinte años de diferencia. Leo, el mayor, cuida y protege a Mateo, que es un niño adorable en su inocencia y su bondad. Su bonita historia, no sé por qué, la iba leyendo con aprensión, esperando que se oscureciera con alguna tragedia.

A las bonitas relaciones que anteriormente se han apuntado, se contrapone la que Violet establece con un hombre del que se enamora. El lector la observa con cierta incredulidad, porque Violet refleja unas expectativas bastante fantasiosas en ella, sobre todo, considerando que es una mujer de 30 años con una hija adolescente, a la que ha criado sola, hecho que se intuye que le ha hecho luchar mucho en la vida. Además, al lector se le hace saber que su pareja es un ser absolutamente egoísta y que deja que ella alimente sus propias ilusiones para su propio provecho.

Por otra parte, los lugares en los que se desarrolla el libro tienen encanto, especialmente la localidad española en la que se ambienta parte del mismo. Esta localidad ficticia se basa en el municipio de Pedraza.

En resumen, las fortalezas de la novela son su ambientación y la descripción y configuración de las relaciones humanas. Las partes que menos me han convencido son las que tratan situaciones y reacciones que me han parecido algo inverosímiles.

Por una parte, cuando una joven de catorce años huye de casa y sus padres dejan “pasar” el hecho y no hay en ellos una preocupación verdadera. Por otra, cuando un personaje se hace pasar por alguien que no es sin levantar sospechas y sin que al lector se le haga saber una intención relevante para ese hecho. O cuando una mujer vive en un monasterio de hombres, acogida por estos, durante tres años, cuando esto es bastante improbable que ocurra, atendiendo a la separación de sexos en las que viven ese tipo de congregaciones.

En cualquier caso, el libro está bien escrito, con una prosa sencilla y correcta, es entretenido y nos hace observar y meditar diferentes tipos de relaciones humanas.

 

3,5/5

Puedes comprarlo en el siguiente enlace: Her last promise

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.