The Duke and I by Julia Quinn

Bridgerton The Duke and I

Romántica y provocativa: la saga del momento Bridgerton The Duke and I

Sinopsis

Can there be any greater challenge to London’s Ambitious Mamas than an unmarried duke?—Lady Whistledown’s Society Papers, April 1813

By all accounts, Simon Basset is on the verge of proposing to his best friend’s sister—the lovely and almost-on-the-shelf—Daphne Bridgerton. But the two of them know the truth—it’s all an elaborate ruse to keep Simon free from marriage-minded society mothers. And as for Daphne, surely she will attract some worthy suitors now that it seems a duke has declared her desirable.

But as Daphne waltzes across ballroom after ballroom with Simon, it’s hard to remember that their courtship is a sham. Maybe it’s his devilish smile, certainly it’s the way his eyes seem to burn every time he looks at her . . . but somehow Daphne is falling for the dashing duke . . . for real! And now she must do the impossible and convince the handsome rogue that their clever little scheme deserves a slight alteration, and that nothing makes quite as much sense as falling in love.

Opinión

“She hadn’t expected the world to be handed to her upon a golden platter, but she’d always assumed that if she worked hard enough for something, treated everyone the way she would like to be treated, then she would be rewarded. But not this time.”

En esta ocasión vamos a comentar el libro de Julia Quinn en el que se basa la exitosa serie “Los Bridgerton” de Netflix.

Esta novela es la primera de una colección dedicada a los Bridgerton, una familia aristocrática de ocho descendientes. En este caso, se centra en una de las hijas de la familia, Daphne, y trata sobre su relación con Simon Basset, el duque de Hastings.

Simon, único heredero del ducado, tuvo una infancia dura. Tras el temprano fallecimiento de su madre, su padre le despreció y le rechazó por sus dificultades en el habla. Este creía que no se merecía un heredero que no fuera perfecto. Simon, haciendo gala de mucho amor propio, se esforzó para superar esas dificultades y lo consiguió. Eso sí, nunca más se aproximó a su padre.

Después de pasar unos años viajando, casi con el único objetivo de evitar a su padre, y una vez este ha fallecido, Simon vuelve a Inglaterra (1813). Por su posición social, se ve en la obligación de acudir a los eventos y fiestas que se organizan en torno a la temporada. En ellos tiene que soportar la atención de las muchachas en edad casadera, algo que no le agrada en absoluto porque la vida marital no le interesa nada.

En una de las fiestas de la temporada, Simon conoce a Daphne. Ella ha pasado dos años buscando marido y soportando una enorme presión por parte de su madre. Es una joven agradable que, con cuatro hermanos varones, cree que conoce muy bien a los hombres, lo que hace que no se sienta intimidada cuando se relaciona con ellos.

Simon y Daphne conectan muy bien y tienen un entendimiento profundo desde su primer encuentro. Esto hace que él le proponga un acuerdo que consiste en fingir que están iniciando una relación. El objetivo es doble y beneficioso para los dos: él evitará que se le acerquen las mujeres casaderas y ella, por su parte, conseguirá despertar el interés en los hombres cuando estos descubran que es objeto de la atención de uno de los más deseados de la temporada.

Daphne acepta el trato que le propone Simon porque los hombres siempre le han tratado más como amiga que como una posible novia. De hecho, al poco tiempo de hacer evidente la incipiente relación con Simon, a su casa van acudiendo visitas masculinas. Sin embargo, el asunto empieza a complicarse para ella cuando siente que está enamorándose de Simon. Esto es algo que no le conviene porque, desde el principio, él ya le dejó claro que no piensa formar una familia nunca. Eso sí, no le revela que es una forma de vengarse de su padre, haciendo desaparecer el linaje.

En todo caso, Simon también es consciente de que siente algo especial hacia Daphne, lo que propicia que, en una fiesta, sean descubiertos en una situación comprometida. Esto les conduce a un casamiento precipitado.

Simon y Daphne, una vez casados, se encuentran bastante cómodos porque disfrutan de la compañía mutua. En el aspecto sexual, Daphne tendrá que aprender muchas cosas, puesto que nada conocía en ese ámbito. Lo que va aprendiendo le hará entender algunos de los comportamientos de su marido, base necesaria para intentar que cambien.

El libro refleja bien cómo vivía la aristocracia en la regencia inglesa. En ese período, las mujeres no tenían los mismos derechos que los hombres: no accedían a los estudios en igualdad de condiciones y sus relaciones con el sexo contrario eran mucho más vigiladas.

La novela está escrita con un tono especialmente irónico que hace que la lectura sea muy agradable. Contiene las características propias del género romántico. Entre estas, unos personajes con rasgos bastante reconocibles: un hombre con un pasado que le ha marcado y una mujer fuerte, decidida, de buen corazón y que quiere sacar lo mejor de su enamorado.

En definitiva, es un libro que gustará a los lectores aficionados al género romántico o a las lecturas que proporcionan un buen entretenimiento.

 

4/5

Puedes comprarlo en el siguiente enlace: Bridgerton: The Duke and I

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.