The Boy Between by Amanda Prowse and Josiah Hartley

The boy between

No estás solo, no te rindas que todo mejoraráThe boy between

Sinopsis

Bestselling novelist Amanda Prowse knew how to resolve a fictional family crisis. But then her son came to her with a real one…

Josiah was nineteen with the world at his feet when things changed. Without warning, the new university student’s mental health deteriorated to the point that he planned his own death. His mother, bestselling author Amanda Prowse, found herself grappling for ways to help him, with no clear sense of where that could be found. This is the book they wish had been there for them during those dark times.

Josiah’s situation is not unusual: the statistics on student mental health are terrifying. And he was not the only one suffering; his family was also hijacked by his illness, watching him struggle and fearing the day he might succeed in taking his life.

In this book, Josiah and Amanda hope to give a voice to those who suffer, and to show them that help can be found. It is Josiah’s raw, at times bleak, sometimes humorous, but always honest account of what it is like to live with depression. It is Amanda’s heart-rending account of her pain at watching him suffer, speaking from the heart about a mother’s love for her child.

For anyone with depression and anyone who loves someone with depression, Amanda and Josiah have a clear message—you are not alone, and there is hope.

 

Opinión

“I no longer live a horizontal life -one where I lie in bed looking at the ceiling – ticking off the seconds, the minutes, the hours and the days, wishing life would go faster or stop altogether”.

Josh siempre fue un niño tranquilo al que no le gustaba ir a los cumpleaños infantiles y evitaba los lugares concurridos. Tenía un alto sentido de la justicia y siempre que consideraba que alguien era tratado injustamente, salía en su defensa sin pensar en las posibles consecuencias.

Mientras otros niños pensaban qué querían ser o hacer de mayores a Josh solo le preocupaba ser feliz, esa era su meta.

Tras la separación de sus padres cuando aún era pequeño, su madre comenzó a pasar cada vez más tiempo trabajando y menos con Josh. Pero no escatimaba en esfuerzos para que el poco tiempo que pasaran juntos fuera de calidad. Para Amanda hacer feliz a su hijo era su prioridad y principal objetivo.

Pero a medida que Josh crecía lo que en principio pasaba por una timidez pasajera, se convirtió en un rasgo muy característico de su personalidad. Cada vez pasaba más tiempo solo y encerrado en su habitación. Siempre estaba cansado e irritable. Le costaba relacionarse y era incapaz de adaptarse a su entorno.

Su mundo se fue reduciendo poco a poco hasta que un día se dio cuenta de que también habían desaparecido los colores. Vivía en un lugar minúsculo y completamente gris.

The Boy Between es un libro muy duro, escrito en primera persona y que nos habla de la depresión abiertamente, sin tapujos, desde dos puntos de vista diferente.

Josh nos cuenta cómo se siente, cómo percibe el mundo a su alrededor, las cosas que lo alteran y provocan ansiedad. Pero también nos habla de cuando su mundo se cierra y es incapaz de sentir más allá de su dolor. Se limita a narrarnos unos hechos para los que no tiene explicación y frente a los que se siente cada vez más impotente y debilitado.

Amanda es por naturaleza una mujer positiva, feliz y llena de energía. No concibe ver a su hijo cada vez peor. Es una madre desesperada y al borde del colapso. Siempre atenta a los cambios de humor en Josh y en búsqueda de soluciones antes incluso de que surjan los problemas. No sabe qué le pasa a niño, no sabe a qué se enfrentan ni cómo puede ayudarlo, pero no se rinde.

Tampoco da fórmulas ni soluciones a los problemas que plantea. Simplemente cuenta su historia y cómo pasaron de ser una familia como otra cualquiera a tener un hijo con depresión y sin saber qué hacer, a donde acudir por ayuda o consejo.

Nos hablan desde el corazón y con sinceridad, a sabiendas de que su experiencia puede servir de ayuda a muchas personas que estén pasando por la misma situación, aunque esta es una enfermedad en la que no existe una solución estándar que valga para todos.

Este no es un libro de autoayuda ni pretende ser un manual o tratado sobre la depresión. Pero sí que puede convertirse en un apoyo fundamental y referencia. Puede ser fuente de inspiración y dar esperanzas en momentos donde todo falla.

Creo que libros como The Boy Between son necesarios para concienciarnos como sociedad, para abrirnos los ojos a un problema que no hace más que crecer cada día y del que no somos capaces de hablar abiertamente. Esta historia es de las que consigue romper barreras y eliminar tabús.

Ha sido una lectura dura, que me ha hecho reflexionar, me ha aportado muchísimo y ha marcado un antes y un después en mi forma de ver y tratar de comprender la depresión.

 

5/5

 

Puedes comprarlo en el siguiente enlace: The Boy Between

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.