Where the crawdads sing by Delia Owens

Naturaleza y vida en la marisma

Where the crawdads sing

Sinopsis

For years, rumors of the ‘Marsh Girl’ have haunted Barkley Cove, a quiet town on the North Carolina coast. So in late 1969, when handsome Chase Andrews is found dead, the locals immediately suspect Kya Clark, the so-called Marsh Girl. But Kya is not what they say. Sensitive and intelligent, she has survived for years alone in the marsh that she calls home, finding friends in the gulls and lessons in the sand. Then the time comes when she yearns to be touched and loved. When two young men from town become intrigued by her wild beauty, Kya opens herself to a new life – until the unthinkable happens.

Opinión

“Other mornings Ma spoke about adult things Kya didn’t understand, but she figured Ma’s words needed somewhere to go, so she absorbed them through her skin, as she poked more wood in the cookstove. Nodding like she knew’.

La familia de Kya Clark vive a las afueras de una pequeña y decrépita localidad costera de Carolina del Norte, Barkley Cove. La casa está en medio de un paisaje pantanoso y de marismas.

Nos encontramos en los años 50 y 60 del siglo pasado. Kya va viendo cómo los miembros de su familia van marchándose, hasta que, a partir de los diez años, deberá vivir sola. La partida de su madre fue una reacción al maltrato que recibía por parte de su marido. Este, que tenía problemas con el alcohol, fue el último en abandonar el domicilio familiar.

La población del pueblo es muy cerrada y rechaza a Kya, no se preocupa por ella. Eso sí, la niña tiene recursos suficientes para sobrevivir. Su relación con la naturaleza es íntima, desarrollando un conocimiento extraordinario sobre la misma que aplicará para saber de sus iguales.

Pueblo pequeño y muy conservador

Desde luego, a Kya la naturaleza no le puede enseñar a leer. Esto lo hace Tate, un chico que conoce porque frecuenta las marismas en su barca, un medio de transporte que se utiliza habitualmente en el entorno en el que se desarrolla la novela.

Tate, cuando conoce a Kya, atraviesa sensaciones encontradas: le despierta una ternura similar a la que se siente por una hermana, pero también experimenta cierta atracción.

Los chicos se ven con cierta frecuencia, hasta que Tate marcha del pueblo para comenzar sus estudios superiores en ciencias naturales, muy apropiados considerando el entorno en el que reside. A pesar de que Tate asegura a Kya que mantendrán un contacto fluido, no cumple con su promesa. En ese intervalo de separación, se aproxima a Kya el joven más popular de la localidad, Chase. Este atrae a la chica, pero se ve que sus intenciones no son las mismas que las que tenía Tate.

Llegará un momento en el que Tate, acabada su formación, volverá a aproximarse a Kya. Está arrepentido por haber perdido el contacto con ella. El reencuentro es el desencadenante de que la joven se convierta en divulgadora de las características de la naturaleza propia de las marismas, donde ella se ha criado y vive. Incluso publicará libros.

Un entorno de gran riqueza y diversidad ecológica

En esta novela, tal y como se intuye, la naturaleza es, en sí misma, un personaje. La importancia y el peso que se le dan son elevadísimos. Esta característica, hace que haya bastante descripción en la narración, hecho que hace que la lectura sea algo pausada.

Por otra parte, la historia de Kya y el entorno en el que se desarrolla, favorecen que sea un libro duro y algo oscuro. A ello contribuye la frialdad del pueblo y de la familia, sin preocuparse por la supervivencia de una niña desde sus diez años. Solo hay una salvedad en esto último: el matrimonio de negros que regenta la gasolinera a la que Kya suele ir a repostar el combustible para su barca.

El apoyo del matrimonio a la niña, además de mostrarnos lo que humanamente es un comportamiento correcto, tiene más envergadura porque la población negra sufre discriminación en la localidad en la que viven. Y completando el dibujo de semejante sociedad, la autora nos dice que, en ella, también las mujeres son consideradas inferiores a los hombres.

Los personajes del libro se prestan muy bien al cometido que cada uno de ellos tiene en él. Todos hacen sentir al lector reacciones acordes con su papel.

Las partes de la novela que más me han interesado son, especialmente, dos. Por un lado, conocer que los padres de Kya comenzaron una vida conjunta normal y devinieron a subsistir en un lugar remoto y aislado. Por otro, la aparición del cuerpo sin vida de un habitante del pueblo y la investigación y resolución del caso. En cambio, no doy mucha credibilidad a que una niña de diez años pueda crearse una forma de vivir por sí misma. Es verdad que no hay nada como la necesidad, pero aún así…

En realidad, es un libro interesante y meritorio, pero no me ha “llegado” por la sensación de opresión que me ha causado, la propia historia de Kya y porque su lectura se me ha hecho algo lenta.

3,5/5

Puedes comprarlo en el siguiente enlace:  Where the Crawdads Sing

The Flatshare by Beth O´Leary

Compartirán piso y… ¿algo más?

The Flatshare

Sinopsis

Tiffy and Leon share a flat Tiffy and Leon share a bed Tiffy and Leon have never met… Tiffy Moore needs a cheap flat, and fast. Leon Twomey works nights and needs cash. Their friends think they’re crazy, but it’s the perfect solution: Leon occupies the one-bed flat while Tiffy’s at work in the day, and she has the run of the place the rest of the time. But with obsessive ex-boyfriends, demanding clients at work, wrongly imprisoned brothers and, of course, the fact that they still haven’t met yet, they’re about to discover that if you want the perfect home you need to throw the rulebook out the window…

Opinión

“Remind myself that there is no saving of people – people can only save themselves. The best you can do is help when they´re ready.”

Tiffy busca piso urgentemente después de haber roto su relación con Justin. Cuenta con poco dinero, por lo que se decide por un anuncio que propone compartir piso y cama con un enfermero con turno de noche. De este modo, los dos se alternarían en el uso de la vivienda. Ella, empleada de una editorial, ocupará el piso mientras Leon trabaja o pasa los fines de semana con su novia o su madre.

Los dos protagonistas son bastante diferentes. Tiffy es sociable y con un gusto algo particular en su forma de vestir y en sus preferencias decorativas. Le encantan las cosas coloridas. Por su parte, Leon es de pocas palabras. Incluso los capítulos en los que este expone sus pensamientos y vivencias están escritos de forma casi esquemática, telegráfica, utilizando mucho el infinitivo.

Amistad forjada en una situación singular

A Tiffy le enseña el piso Kay, novia de Leon en ese momento. Como los dos compañeros de piso no coinciden (tampoco se conocen personalmente), la comunicación entre ellos se desarrolla a través de notas. En estas, Tiffy enseguida se abre hacia él, lo que induce a este a hacer lo propio, dentro de lo que le permite su personalidad. Así, podemos decir que se inicia una amistad particular.

Un día Tiffy coge una llamada en el teléfono fijo del piso. Es el hermano de Leon,  Richie, quien le contará que está injustamente encerrado en la cárcel. Ella se interesa por su caso y este hecho servirá para estrechar su amistad con Leon.

Pasarán casi seis meses compartiendo piso hasta que Tiffy y Leon se conozcan personalmente. Este hecho se produce en una situación peculiar que marcará a ambos.

A partir de aquí, los encuentros de los dos compañeros de piso se irán sucediendo y surgirá la atracción, por lo que la relación evoluciona. Sin embargo, Leon tendrá que luchar contra los problemas que arrastra Tiffy como consecuencia del dominio al que estuvo sometida por parte de Justin. Este, que parecía haber pasado página respecto a su roto noviazgo con ella, resurge y crea confusión y malestar en la joven.

Personajes bien definidos en una trama envolvente

Los personajes del libro están muy bien construidos. Los dos principales me gustan mucho. Tiffy por su humanidad y su debilidad en la confusión  que vive hacia Justin, aunque no entiendo como alguien puede “nublarse” de esa manera. En todo caso, el que más me agrada es Leon que, si bien es introvertido, tiene un sentimiento intenso hacia su hermano y una gran capacidad de sacrificio y de espera.

También los personajes secundarios son muy buenos, desde el hermano de Leon, hasta un paciente de este último que se dedica a tricotar bufandas, pasando por Molly, una niña con una grave enfermedad y que muestra una fortaleza impresionante.

Respecto al argumento, me encantan, entre otros aspectos,  el inicio de la relación de los protagonistas a través de notas, así como el soporte que le dan a Tiffy sus amigos y cómo se resuelve el caso de Richie.

En todo caso, como ya he comentado, no comprendo cómo Tiffy se siente tan dominada por Justin. Pero claro, desde fuera la percepción ante una situación tan determinada y difícil es distinta a la de la persona que la vive directamente.

Un libro entretenido, con variedad de situaciones y personajes y bien escrito. Lo recomiendo.

4/5

Esta novela puedes adquirirla en el siguiente enlace:  Flatshare