Small Pleasures by Clare Chambers

El amor y sus secuelasSmall pleasures

Sinopsis

1957, the suburbs of South East London. Jean Swinney is a journalist on a local paper, trapped in a life of duty and disappointment from which there is no likelihood of escape.

When a young woman, Gretchen Tilbury, contacts the paper to claim that her daughter is the result of a virgin birth, it is down to Jean to discover whether she is a miracle or a fraud.

As the investigation turns her quiet life inside out, Jean is suddenly given an unexpected chance at friendship, love and – possibly – happiness.

But there will, inevitably, be a price to pay.

 

Opinión

“The journey into love was so effortless and graceful; the journey out such a long and laboured climb.”

1957. Inglaterra. Aparece un artículo en un periódico que se hace eco de un estudio sobre la partenogénesis (mecanismo de reproducción que consiste en el desarrollo de células sexuales femeninas no fecundadas –óvulos – que se segmentan a sí mismas hasta formar un embrión completo, dotado del mismo material genético que su progenitora). El escrito se centra en observaciones de ranas y conejos y concluye que no hay razón para creer que ese fenómeno no puede ser posible en humanos.

Tras la publicación del artículo, el periódico recibe una carta de una mujer llamada Gretchen, confesando que hace 10 años dio a luz a su hija Margaret sin la intervención de un hombre.

El periódico envía a Jean (de 39 años) a la casa de Gretchen con el fin de que investigue sobre el caso.

Gretchen, que es de origen suizo, le dice a Jean que estuvo ingresada en una institución durante cuatro meses para tratarse una artritis reumatoide. A la salida, se percató de que se encontraba embarazada.

Gretchen insiste en que no tuvo ninguna relación sexual antes del embarazo y acepta someterse a las pruebas científicas necesarias para ratificar lo que dice.

Con el paso de los días, Jean irá estableciendo una relación especial con Gretchen, con Morgan (el hombre con el que se casó cuando supo que estaba embarazada) y con Margaret. Estos tres le suponen una válvula de escape de la relación tan absorbente que tiene con su madre, una mujer mandona y bastante antisocial.

Jean, que  tiene una experiencia amorosa limitada y poco afortunada, encuentra en Howard a un hombre que le parece singular. Él tiene un carácter amable, es agradecido, además de fiel y empático.

Jean se ve obligada a contener los sentimientos que le despierta Howard por respeto a su nueva amiga y a la hija de esta. En relación a este última, la periodista siente una especial preocupación por su bienestar y su equilibrio mental.

Mientras la relación de Jean con la familia de Gretchen se va estrechando, se va entrevistando con personas que estuvieron en la institución de la que esta salió embarazada. Así va descubriendo información que incluso Gretchen desconocía.

Con todo ello, el argumento, presentado con una escritura elegante y depurada, me ha parecido original, aunque su desarrollo, en varios momentos, se me ha hecho algo lento. Los personajes están bien creados y mantienen al lector con ganas de saber más de ellos. Esto último, es un acierto de la escritora, puesto que, en realidad, son todos bastante normales. Incluso la madre de Jean.

Al final del libro, la escritora nos cuenta que creó la novela a partir de dos hechos que no tienen nada que ver. Por un lado, uno de los más trágicos accidentes ferroviarios ocurridos en Gran Bretaña. Por otro, una competición que se organizó en 1955 para buscar a una madre virgen, a partir de que se conociera una investigación de la doctora Spurway en relación con la partenogénesis.

 

3,5/5

Puedes comprarlo en el siguiente enlace: Small Pleasures

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.