One lavender ribbon by Heather Burch

Lectura intensa, triste y muy emotiva

One Lavander Ribbon intensa triste

Sinopsis

Reeling from a bitter divorce, Adrienne Carter abandons Chicago and retreats to the sun, sand, and beauty of Southern Florida, throwing herself into the restoration of a dilapidated old Victorian beach house. Early into the renovations, she discovers a tin box hidden away in the attic that reveals the emotional letters from a WWII paratrooper to a young woman who lived in the house more than a half-century earlier.

The old letters—incredibly poetic and romantic—transcend time, and they arouse in Adrienne a curiosity that leads her to track down the writer of the letters. William “Pops” Bryant is now an old man living in a nearby town with his handsome but overprotective grandson, Will. As Adrienne begins to unravel the secrets of the letters (and the Bryants), she finds herself not yet willing to give up entirely on love.

Opinión

“Love doesn´t always go the way we hope, but that doesn´t mean we can stop living. It doesn´t mean love isn´t a beautiful thing.”

“When one is confronted with a random act of kindness that is neither expected nor ordinary, one is obligated to meet that kindness and exceed it if possible.”

¡Cómo comienza el libro! ¡Me instaló la tristeza en el cuerpo! Así que me planteé si me merecía la pena seguir con él. ¡Sufrir desde el principio…! De hecho, me fui al final para ver si, por lo menos, acababa bien, pero no saqué ninguna conclusión al respecto. Por tanto, decidí darle una oportunidad.

Un nuevo comienzo lleno de sorpresas

La protagonista se llama Adrienne y se ha divorciado. Tras este hecho, decide abandonar Chicago, donde trabaja su exmarido como cardiólogo, para ir a Florida. Siempre ha querido vivir en una casa en la playa. Así que se compra una vivienda a la que va a tener que dedicar mucho trabajo de restauración. En este proceso, encuentra unas cartas dirigidas a su antigua propietaria, Grace. Las envía un enamorado William desde el frente, en plena Segunda Guerra Mundial.

Las cartas están escritas con tanto sentimiento y de una forma tan poética, que Adrienne decide averiguar qué fue de sus protagonistas. De este modo, encuentra que William todavía vive. Lo hace con un protector nieto, Will. El veterano se muestra amable y receptivo con Adrienne cuando esta entra en contacto con él.

Profundizando en el pasado de William, Adrienne se da cuenta de que se produjo un malentendido que todavía puede resolverse. Ella pondrá todo su empeño en este objetivo.

Argumento interesante

El argumento de la novela es interesante y está bien planteado, pero la narración pierde algo de ritmo y el final me parece “excesivo”. En todo caso, el libro se lee bien y traslada un mensaje de lo importante que puede ser el amor en la vida y la conveniencia de que vaya acompañado de la confianza en el otro. También nos hace reflexionar sobre lo necesario que es verbalizar lo que interpretamos de las situaciones y actitudes que nos rodean, con el fin de evitar malentendidos con consecuencias indeseadas.

Respecto a los personajes, Will me ha hecho enfadar a veces, por sus reacciones exageradas cuando Adrienne intentaba acercar vivencias del pasado a su abuelo. De hecho, él llega a interpretar de forma errónea el comportamiento de Adrienne y no entiendo la razón.

Por el contrario, los personajes de Adrienne y William me han gustado. Son buena gente. Ella, con sus dudas, se hace muy real.

3/5

Esta novela puedes comprarla en el siguiente enlace: One Lavander Ribbon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.