Living right by Laila Ibrahim

living right

¿Familia o religión?

living right

Sinopsis

Jenn Henderson is proud of the church-centered life she’s created for her family. She prays each morning, attends worship every Sunday, and confidently takes up the struggle to defend traditional marriage when she learns marriage licenses are being issued to gays and lesbians in nearby San Francisco. But the certainty that she is living right falters after her teenage son, Josh, swallows a bottle of sleeping pills. Her fear deepens when she discovers that Josh struggles with same-sex attraction. If she’s living right, how can Josh be gay?

Desperate for a cure, Jenn and her husband send Josh to a Christian conversion therapy camp recommended by their trusted pastor. Jenn is unwavering in her faith that Josh can be transformed by the grace of God. But as the story unfolds, her husband, son, and daughters seem to be questioning her deepest values, threatening irreparable damage to the tight-knit Henderson family.

Opinión

“I used to believe I was a good parent. I knew we were living right. And now I’ve discovered we made so many mistakes.”

Jenn es una mujer muy muy religiosa, al igual que el resto de su familia. Un día encuentra a su hijo Josh, de 16 años, inconsciente en la cama. Ella y su marido, Steve, no darán crédito cuando descubren que el chico ha intentado suicidarse tomando pastillas.

Jenn no entiende qué ha podido pasarle a su hijo. Cuando este se recupera de la sobredosis, solo comunica que se arrepiente de lo que ha hecho, que estaba agobiado. Sus padres saben que hay algo más concreto detrás del hecho, pero no le presionan y le recomiendan que se deje guiar por Dios.

Cuando Jenn y su marido se percatan de que, quizás, todo se debe a que Josh cree que es homosexual, su mundo se desmorona. La homosexualidad no entra dentro de los esquemas de sus profundas creencias, porque su religión no la acepta y establece que es un pecado.

Curas a enfermedades inexistentes

La familia de Josh buscará una cura para su “padecimiento”. Será el Padre James el que les aconseje el mejor tratamiento para esta “enfermedad”. Este religioso, que es muy estricto e insensible, les propone un campamento al que acuden jóvenes que viven situaciones similares a la de Josh.

También los abuelos de Josh, por parte de padre, son bastante fundamentalistas respecto a sus creencias religiosas y las anteponen ante todo, incluso ante su familia. En este sentido, Jenn se dará cuenta que sus convicciones le están distanciando de su hijo, pero a diferencia de sus suegros, quiere hacer lo posible para evitarlo. La religiosidad más flexible de su marido y de sus hijas le ayudarán a conducirse hacia una posición menos estricta.

El libro es muy interesante. Esta escrito con el estilo sensible, sencillo y ameno que caracteriza a su autora. Todas las novelas de Laila Ibrahim me han encantado y, entra ellas, esta seguramente es la que menos, pero entiendo que esto está condicionado por el tema principal que presenta. Más concretamente, porque nos acerca personas que tienen creencias o convencimientos rígidos, inamovibles. Siempre he pensado que razonar o meditar sobre otros posicionamientos, otras formas de actuar, siempre ayuda a tener una visión más completa de los hechos o de las situaciones.

La evolución de la trama, en todo caso, me parece muy interesante y bien desarrollada. Además, los personajes están muy bien definidos, de forma que el lector siente hacia ellos diferentes emociones. En un extremo nos encontramos la empatía que nos aflora hacia Josh, con su inocencia y su sufrimiento. En el otro está el disgusto que nos hace padecer el Padre James, que nos cae muy mal, con su rigidez y superioridad, sin sensibilidad hacia los demás, y que percibe la homosexualidad como una enfermedad.

En definitiva, nos encontramos ante un libro bien escrito, perfecto para cualquier lector que quiera reflexionar sobre el choque que se produce entre determinadas creencias religiosas y la homosexualidad.

4/5

Puedes adquirirlo en el siguiente enlace: Living Right

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.