Life’s too short by Abby Jimenez

lifes too short

Un vida y muchas formas de vivirlalife's too short

Sinopsis

When Vanessa Price quit her job to pursue her dream of traveling the globe, she wasn’t expecting to gain millions of YouTube followers who shared her joy of seizing every moment. For her, living each day to its fullest isn’t just a motto. Her mother and sister never saw the age of 30, and Vanessa doesn’t want to take anything for granted.

But after her half-sister suddenly leaves Vanessa in custody of her baby daughter, life goes from ‘daily adventure’ to ‘hourly nappy change’. The last person Vanessa expects to show up offering help is the hot lawyer next door, Adrian Copeland. After all, she barely knows him. No one warned her that he was the Secret Baby Tamer or that she’d be spending a whole lot of time with him and his geriatric Chihuahua.

Now she’s feeling things she’s vowed not to feel. Because the only thing worse than falling for Adrian is finding a little hope for a future she may never see.

Opinión

“I just wanted to see what she´d next. It was like I´d found some cool new restaurant and the menu was never the same and I wanted to keep going back to see what they were serving.”

En Minnesota, Adrian y Vanessa son vecinos, pero no llegan a conocerse hasta que una noche él no logra conciliar el sueño debido a los lloros de un niño en la casa de Vanessa.

Adrian, ante la imposibilidad de dormir, llama a la casa de su vecina, que lo está pasando muy mal por no ser capaz de calmar al niño. Adrian le ayudará en esa costosa tarea. Y a partir de ese momento, ambos comenzarán a encontrarse más.

Vanessa es una youtuber y una persona sin filtros, que verbaliza todo lo que se le pasa por la cabeza. Afronta la vida con alegría, seguramente condicionada porque cree que para ella caduca pronto. Este pensamiento está causado por el hecho de que una malformación genética hace que las mujeres de su familia fallezcan a una edad temprana, después de que los nervios y los músculos de sus cuerpos dejen de funcionar. En esta situación, Vanessa se lo toma todo con una actitud positiva, dando la importancia justa a las cosas y a las situaciones. Con esa forma de ser, ayuda a Adrian a soltarse, a socializarse y a dejar de estar centrado en el trabajo.

Por su parte, Adrian vive condicionado por el abandono de su padre cuando era pequeño. A partir de ese hecho, se volvió controlador de todo lo que le rodea en la vida, y reacio a entregarse en sus relaciones amorosas, con el fin de evitar otro sufrimiento sentimental.

Sin embargo, cuando Adrian está con Vanessa, todo su autocontrol se evapora. Con ella su vida adquiere otro color, otra viveza, creándole la necesidad de pasar tiempo con ella. Con el paso del tiempo, él se hará consciente de que quiere tener con ella una relación más allá de la amistad. Pero, a la vez, sabe que avanzar en esa dirección le va a ser muy difícil, no solo por su forma de ser, sino también porque Vanessa le ha comentado que no está interesada en una relación amorosa, dada la poca esperanza de vida que cree que tiene.

Pasada la primera mitad de la novela, llega lo que era inevitable, y la pareja decide dar un paso adelante definitivo y dan rienda suelta a sus sentimientos, siendo coherentes con la sensación que tienen de estar hechos el uno para la otra, y viceversa.

Sin embargo, la relación atravesará por un bache cuando Adrian interiorice que Vanessa puede llegar a desarrollar la enfermedad genética, empeñándose en que ella se haga las pruebas necesarias y, en su caso, siga los tratamientos prescritos. El problema es que Vanessa tiene muy claro que no va a proceder de esa manera. No quiere estar pendiente de médicos.

A partir de este punto, el libro se centra en desarrollar la idea de que es necesario respetar las decisiones que toman nuestros seres queridos sobre cómo enfrentar la enfermedad que padecen. También aborda la conveniencia de acudir al apoyo externo para luchar contra nuestros miedos.

Uno de los puntos fuertes del libro son sus personajes principales. Convencen desde el momento en que se comportan de acuerdo con su carácter y su forma de ser. Adrian es controlador, contenido y perfeccionista, todo ello sustentado en un miedo extremo a perder lo que más quiere. Vanessa, por su parte, es fuerte, resiliente, fiel a su familia, pero muy cabezota (algo que choca con su resiliencia). Sin embargo hay un pero respecto a ellos: no he entendido cómo Vanessa vive con bastante lujo, a la vez que recauda fondos en YouTube para financiar proyectos de investigación científica.

Por otra parte, todo el libro refleja muy bien la conexión y atracción que existe entre Adrian y Vanessa, así como el freno que se imponen en el desarrollo de su relación, por miedo a dañar su bonita amistad y, sobre todo, por los límites fijados por Vanessa. Sin embargo, tiene un punto débil, que no es otro que un final abrupto y algo fantasioso.

En cualquier caso, es una novela entretenida, con un argumento original y unos buenos personajes principales.

 

3/5

Puedes comprarlo en el siguiente enlace: Life’s Too Short

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.